19/12/2023

Tecnología

"El shock del futuro", un texto que narra lo que sucede en la humanidad ante los cambios tecnológicos

En 1971 el escritor, politólogo (y futurólogo) Alvin Toffler en su texto "El shock del futuro" describió que en relación a la tecnología ocurriría un cambio acelerado, no lineal, de una velocidad incomprensible y en corto tiempo, que no podría explicarse del todo con las referencias conceptuales de la época, a tal punto "que seria negado por personas cultas y refinadas".

En algunos momentos de la vida, solo las exageraciones parecen ser verdad, ese instante donde estallan en pedazos las fronteras y se produce un súbito impulso hacia adelante.


Toffler señalaba por ese entonces que la irrupción tecnológica generaría no una sociedad cambiada, ni tampoco una sociedad ampliada, sino que generaría una nueva sociedad: una revolución que destruiría instituciones y relaciones de poder.

Estamos atravesados por un cambio no líneal, sino en saltos, giros y retrocesos. Un nuevo escenario, particularmente individual, con circunstancias desconocidas, donde comienzan a dejarse atrás los problemas técnicos y científicos, para dar lugar a la ética y la política como claves de supervivencia.

A modo de ejemplo, los autos guiados por inteligencia artificial (IA), deben tomar decisiones en situaciones límite: en caso de una colisión inminente que podría dañar a terceros, ¿qué decisión tomar? Proteger la vida del ocupante a cualquier precio, ¿elegir el escenario de menor daño posible, que podría implicar la muerte del ocupante?


Estas decisiones no serán espontaneas, sino la implementación de una programación realizada por humanos, con preferencias, sesgos e intereses.

Para entender cómo piensan los científicos y los desarrolladores de tecnología en particular, tomemos como ejemplo paradigmático al físico Robert Oppenheimer (creador de la bomba atómica), quien luego de haber trabajado frenéticamente por años para crearla, luego de presenciar la primera detonación experimental de la bomba (julio de 1944), dijo algo así como. "¿Que hicimos?, ¡Somo unos hijos de puta ¡"

En los siguientes años Oppenheimer se transformó en un militante del no uso bélico de la energía atómica, a tal nivel, que el FBI lo termino investigando y acusando de comunista (bien retratado en la película Oppenheimer, 2022).

El ejemplo Oppenheimer nos ilustra de una situación actual, los desarrolladores (sea por la fama, un impulso de sublimación, el dinero o el Nobel) no se van a detener respecto a la investigación, producción de resultados y lanzamiento de nuevos productos. La máxima advierte que, a mayor desarrollo tecnológico, los productos son más transitorios.

Veremos en cambio intentos de regulación (por lo general inevitablemente lentos y diferidos) y algunas advertencias de los mismos desarrolladores de tecnología con más o menos preocupación (o culpa) respecto a los alcances de este experimento social.

El documental "El dilema de las redes sociales" (2021) o la carta publicada de los principales CEO de las compañías tecnológicas solicitando retrasar el desarrollo de la IA por seis meses (2022) son algunos ejemplos. El cambio a toda velocidad va a continuar y ellos lo saben.


Un tipo de inteligencia humana no tiene ninguna chance de competencia con la IA, eso se preanuncio desde fines de la década del 60, pero el recuerdo más nítido lo tenemos desde 1996, cuando la computadora Deep Blue le dio una buena paliza al mejor ajedrecista del mundo (Garry Kasparov), marcando una tendencia irreversible, que luego se trasladó a otros juegos de estrategia como el GO.

Un tipo de inteligencia, porque las máquinas aún hay cosas que no saben hacer, a tal punto que seguimos tildando en el casillero "No soy un robot" cuando hacemos un trámite, para confirmar que no somos un bot, paso que las maquinas aún no comprenden, hecho que se conoce como prueba de Turing.

Los algoritmos se metieron en nuestras vidas, desde el cine a encuentros sexuales, desde los viajes a las preferencias a la hora de scrollear.

En esta nueva sociedad de conexión, inmediatez y superestímulos que nos mantienen atrapados en la nube de datos, surgen posibilidades como desafíos.

Los sentimientos están encontrados, por un lado, los avances de la IA en medicina en los campos de genética, medicina de imágenes, oncología, fabricación de medicamentos y cardiología parecen incipientes y al mismo tiempo fascinantes. En otro plano, y como si fuese un homenaje al mismo Freud en su texto "El malestar de la cultura" (1929), estamos consumiendo como sociedad como en ninguna otra época, empachándonos de datos, narcotizándonos con imágenes, reels, likes, posteos e incluso espirales de ira virtual (que dejan heridas no virtuales).

En adicciones, las sustancias que gatillan con mas frecuencia un pedido de ayuda son el alcohol (por lejos la primera), la cocaína y el cada vez mas poderoso cannabis (de 2 % de THC paso a 20 % en dos décadas).


Como novedad poco sorpresiva, teniendo en cuenta el contexto, estamos viendo por primera vez, un crecimiento estable de adicciones comportamentales: en particular las apuestas on line (con una campaña publicitaria feroz) y el consumo de pornografía, en ambos casos con una edad promedio de 15 a 20 años como pico de prevalencia.

Es posible que se modifique el mapa de las adicciones en los próximos años, así como la necesidad que los tratamientos de adicciones (ya obsoletos) se redefinan desde cero, lo que quizá no sea una mala noticia.

Hasta acá, el "adicto" era una persona autodestructiva que debía ser corregida y en muchos casos aislada. Pero qué pasa cuando el contexto (con nosotros adentro) ha enloquecido, cuando las mismas herramientas que producen innovación y posibilidades, también nos enferman, cuando los adultos estamos igual de perdidos que nuestros hijos (o más).

Alvin Toffler lo dijo en el siglo pasado. Se vendrá un shock y un momento de perplejidad y confusión para muchos, de nuevos padecimientos, nuevas preguntas y nuevas soluciones.



COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Humor

16/07/2024

Humor

Humor

Luciano Mellera: el maestro del humor argentino y su visión transformadora

Mellera cautivó a la audiencia con su característico estilo, combinando anécdotas personales, reflexiones profundas y momentos de interacción con el público, creando una experiencia memorable y enriquecedora para todos los asistentes. Protagonistas

Subscribite para recibir todas nuestras novedades

  © 2024 THE WIZARD AGENCY S.R.L. | Desmarcarte.com | Av. Belgrano 863, 4 Piso A, C.A.B.A.